Receta de Calabaza espagueti al horno

Hoy más que de una receta, que también, vamos a hablar de un tipo especial de calabaza que, aunque poco conocido aun por nuestro territorio, tiene grandes posibilidades culinarias y dietéticas,  nos referimos a la Calabaza Espagueti  (Cucurbita pepo var. Fastigata).

Aunque pertenece al mismo género que los típicos calabacines (que se consumen aun inmaduros) esta calabaza, de corteza amarilla y dura, se conserva bastante tiempo una vez madura. Su nombre ya nos da una pista sobre el uso que se le puede dar. Efectivamente es una alternativa sana y saludable a la utilización de la pasta alimentaria, ideal para dietas bajas en hidratos de carbono. Su peculiaridad es que la carne una vez cocinada se deshilacha en fibras del grosor aproximado de los espaguetis, que según el tiempo de cocinado quedaran al dente o molto al dente (eso ya al gusto de cada cual).

Lo suyo es partirla por la mitad a lo largo recordando que su piel es dura, por lo que usaremos un cuchillo grande y bien afilado, teniendo mucho cuidado.

Una vez hecho esto, retiramos las pepitas que aparecerán en el centro de cada mitad.

Con la ayuda de una brocha humedecemos la carne con aceite o mantequilla derretida (yo uso siempre aceite de oliva virgen extra), salpimentamos y ponemos sendas mitades boca abajo en una plancha de horno.

Precalentamos el horno a 200º C  y asamos la calabaza (sin darle la vuelta) durante 35-40 minutos aproximadamente, dependiendo del tamaño de la calabaza y la textura, mas o menos consistente, que le queramos dar.

La sacamos del horno y la dejamos enfriar lo suficiente como para que se pueda manipular sin quemarnos, y  “rascando” con ayuda de un tenedor vamos separando la carne de la cascara. Veremos que la carne de la calabaza se deshace en hilachas, a modo de espaguetis.

 

A estos ya les daremos el tratamiento que prefiramos, ya que su sabor agradable la hace compatible con casi cualquier salsa de las que se utilizan habitualmente para cocinar la pasta.

En la receta que aparece en las fotos he optado por una salsa siciliana elaborada con ajo, tomate, aceitunas negras y albahaca, en este caso sin anchoas (y sin alcaparras, que olvidé comprar) y la he servido tras gratinarla con un poco de queso rallado por encima, en su propia cáscara. Las veganas podéis usar algún sustituto al gusto, como una mozzarella vegana a base de leche de soja, fécula de mandioca y levadura de cerveza .

¡Que aproveche!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s